Moody’s mantiene la perspectiva estable en la mayoría de los sistemas bancarios de América Latina

De acuerdo con la calificadora de riesgo, América Latina tiene pocos vínculos económicos y financieros directos con Rusia y Ucrania, por lo que los bancos de la región se encuentran relativamente protegidos de las sanciones financieras que afectan a Rusia

  • La solidez de los fundamentos crediticios, junto con una mejora de la rentabilidad, alto nivel de reservas, y posiciones adecuadas de capital y liquidez, determinan la perspectiva estable de la mayoría de los sistemas bancarios latinoamericanos.
  • La continuidad de la presión inflacionaria afectará el crecimiento económico de la región en 2022, y la actividad en Brasil y México presentará condiciones operativas más débiles para el crecimiento de las operaciones bancarias en esos países.

Moody’s Investors Service mantuvo la perspectiva estable de siete sistemas bancarios de América Latina (Argentina, Brasil, Colombia, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay) y revisó la perspectiva a estable desde negativa en dos sistemas (Centroamérica y el Caribe, y Chile). La perspectiva estable está respaldada en gran medida por las condiciones macroeconómicas y operativas, así como por los sólidos fundamentos crediticios de los bancos, lo que ayudará a manejar la incertidumbre derivada de la creciente inflación y la volatilidad global que debe afectar, aunque en menor escala, la actividad económica en la región.

La perspectiva del sistema bancario mexicano sigue siendo negativa y refleja las proyecciones de crecimiento más débiles en comparación con los niveles históricos, lo que podría, a su vez, impactar la capacidad del gobierno para brindarles apoyo a los bancos mexicanos.

La continuidad de la presión inflacionaria y el endurecimiento reactivo de la política monetaria en América Latina impactarán en la actividad económica en un momento en el que el riesgo de activos también está aumentando en la región, aunque lentamente, tras la finalización de los programas de ayuda gubernamental implementados desde 2020. Sin embargo, estos riesgos estarán protegidos en las carteras de los bancos de la región gracias al elevado nivel de reservas para pérdidas crediticias que proporcionarán colchones adecuados contra la morosidad de los créditos.

Moody’s espera que la rentabilidad de los bancos de América Latina continúe recuperándose y mejore en términos generales, beneficiándose de tasas de interés más altas y volúmenes de negocios creciendo de forma más moderada en 2022.

Las condiciones generales de fondeo y liquidez permanecerán estables, lo que respaldará la calidad crediticia de los bancos. La fuente de fondeo general de los bancos latinoamericanos seguirá siendo los depósitos, con una dependencia limitada del fondeo del mercado, lo que reduce su exposición a un mercado financiero global más volátil. Asimismo, los gobiernos de la región seguirán estando dispuestos a apoyar a los bancos más importantes en caso de ser necesario, a fin de preservar la estabilidad financiera, aunque la capacidad será limitada en algunos países debido al deterioro de la fortaleza fiscal, como en México.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: